Prácticas champiñón. Trabajos 

Siembra de micelios de Agaricus Bisporus

TECNICAS OBTENCIÓN DE MICELIO


El micelio es la masa de hifas que constituye el cuerpo vegetativo de un hongo. ​Dependiendo de su crecimiento se clasifican en reproductores (aéreos) o vegetativos. Los micelios reproductores crecen hacia la superficie externa del medio y son los encargados de formar los orgánulos reproductores (endosporios) para la formación de nuevos micelios. Los micelios vegetativos se encargan de la absorción de nutrientes, crecen hacia abajo, para cumplir su función.

Los cuerpos vegetativos de la mayoría de los hongos están constituidos por filamentos unicelulares denominados hifas. Las hifas crecen tan solo apicalmente en el ápice. Las hifas pueden crecer con mucha rapidez, hasta más de 1 mm por hora. Por este motivo y por las frecuentes ramificaciones surge en el sustrato una maraña de hifas con una enorme superficie: el micelio.

El micelio en general puede ser obtenido de cuatro fuentes principales:

A PARTIR DE UNA CEPA

Se puede tomar un fragmento de medio de cultivo conteniendo el micelio y colocarlo directamente sobre el sustrato, su crecimiento es lento en un principio.

A PARTIR DE ESPORADA

Se obtiene una esporada del hongo para luego ser colocada directamente en el sustrato, la esporada debe humedecerse en el sustrato, su desarrollo es un tanto lento en un principio.

A PARTIR DE ESPORAS EN DILUCIÓN

Las esporas colectadas son diluidas en agua estéril o lo más limpia posible para luego verter el agua y las esporas sobre un sustrato dado, al desarrollarse el micelio presenta un crecimiento vigoroso debido a los multiples puntos de crecimiento.

A PARTIR DE MICELIO "MADRE"

Este método es efectivo ya que el micelio se encuentra activado, es decir creciendo vigorosamente en un sustrato y se adapta rápidamente al nuevo sustrato presentando un crecimiento vigoroso.

MATERIALES:

Frascos de vidrio con tapa metálica y con rosca.

Olla expres con rejilla metálica con o sin manómetro

Estufa

Balanza

Bisturí

Navaja pequeña

Etiquetas adhesivas

Agua filtrada o esterilizada

Semillas de trigo lo más fresco posible para usarse como sustrato

PROCEDIMIENTO PARA LA PREPARACIÓN DEL SUSTRATO:

  • Se coloca en los frascos la semilla de trigo aproximadamente a un poco menos de la mitad de su capacidad
  • Se agrega agua (un poco menos del volumen de la semilla)
  • Se tapan los frascos dando solo vuelta media a la rosca, es decir deben de quedar cerrados parcialmente
  • A la Olla express se agrega agua hasta la altura de la rejilla metálica y se coloca la olla sin tapar el fuego en la estufa
  • Cuando el agua de la olla esté hirviendo se colocan los frascos en su interior sobre la rejilla metálica y se tapa la olla sin colocar la válvula
  • Cuando salga fuertemente vapor de agua de la olla se coloca la válvula de tal forma se igualará la presión interior de la olla
  • Si tiene manómetro la olla, se esteriliza la semilla y los frascos durante 20 minutos a 15 - 20 libras de presión. Si no posee manómetro esterilice de 45 a 60 minutos a partir de colocar la válvula a la olla.
  • Se apaga el fuego de la olla y se espera hasta que la presión de la olla haya bajado a cero.
  • Cierre bien los frascos y agítelos fuertemente.
  • Dejar enfriar los frascos a temperatura ambiente e un lugar limpio.

ELABORACIÓN DEL MICELIO ACTIVADO A PARTIR DE CEPA

  • Se prepara una caja de plástico desinfectándola con alcohol.
  • Se desinfecta la mesa donde se va a efectuar la siembre
  • Se prepara dentro de la cámara de siembre todo el material necesario para la siembra:

i. Bisturí

ii. Tarro de cristal con trigo preparado para la siembra

iii. Vaso con agua estéril

iv. Placas Petri con las cepas del hongo.

  • Esterilizar con una llama un asa de siembra o en nuestro caso la punta del bisturí
  • Coger con la punta uno o varios fragmentos de micelio de la cepa previamente sembrada en una placa Petri. Mantener todo el sistema cerca de una llama o en nuestro caso dentro de la caja de siembra
  • Introducir los fragmentos de micelio en el tarro dentro de la cámara de siembra
  • Agitamos los frascos inoculados, procurando que los fragmentos de micelio no queden adheridos a las paredes del frasco.
  • Observamos y agitamos los frascos cada dos o tres días (siempre y cuando se observe un crecimiento vigoroso del micelio)

OBTENCIÓN DE MICELIO A PARTIR DE "ESPORADA"

La setas y champiñones elegidos para la práctica los ponemos a secar para que pierdan el agua ya que son frescos y de esta forma puedan desprender más fácilmente las esporas.

Cuando colocamos unos ejemplares de setas y champiñones de distintas clases sobre una hoja de papel limpio y con las laminillas orientadas hacia el papel; lo tapamos con frascos de cristal para evitar corrientes de aire que se lleven las esporas ya que son tan diminutas, milésimas de milímetro, que se puedan perder.

Después de unas horas las esporas que se producen en la superficie de las laminillas caerán por gravedad y en grandes cantidades en forma de lluvia sobre el papel.

El hongo se puede mantener estático en la posición deseada clavándolo con un alfiler en la superficie del papel. Hay que evitar que la seta o el champiñón toque la superficie del papel, debe de quedar a unos centímetros de la superficie.

La morfología del hongo es una representación de sus cualidades genéticas heredadas de sus progenitores y muy probablemente serán transmitidas a sus descendientes, por lo que nuestra recomendación sobre escoger a los hongos con mejores cualidades morfológicas es de vital importancia.

Hay que escoger champiñones y setas con características adecuadas, buen tamaño, color y forma regular y de consistencia firme.

Hay que limpiar previamente el hongo para eliminar cualquier adherencia de tierra o polvo y otros materiales, además quitar hay que quitar cualquier insecto o animal por pequeño que sea, si se descubre insectos en el interior del hongo, lo mejor será descartar el hongo ya que los insectos son motivo de contaminación por bacterias y otros contaminantes de los cultivos.

ELABORACIÓN DEL MICELIO ACTIVADO A PARTIR DE ESPORAS EN DILUCIÓN

A partir de las esporas obtenidas del hongo sobre una superficie de un papel limpio, procedemos a cortar un pedazo de papel con esporas, aproximadamente un centímetro cuadrado.

Hay que evitar contaminar el pedazo de papel con esporas al tocar con los dedos sucios o colocar en una superficie sucia ya que puede alterar los buenos resultados.

Colocamos el papel con las esporas en el agua estéril, preferentemente hervida, de un recipiente un frasco bien lavado o un vaso de vidrio.

Al contacto con el agua las esporas se humedecen y se separan del papel. Con ayuda de una cucharilla limpia y otro utensilio debemos sumergir el fragmento de papel con esporas en el agua, agitando al mismo tiempo con movimientos rotatorios suaves, de esta manera las esporas se liberan del papel.

Pronto veremos que el agua se enturbia con una coloración blanquecina o lechosa (dependiendo de la cantidad de esporas liberadas). Ahora podemos decir que las esporas se en

cuentran "en disolución".

Coloque unos 5 milílitros de esa agua en un frasco con sustrato previamente esterilizado teniendo precaución de que no se contamine.

Agitar fuertemente los frasco inoculados para que el líquido se extienda por todo el sustrato.

Se etiquetan los frascos, anotando el tipo de sustrato, fecha de inoculación, nombre del hongo del cual se obtuvieron las esporas.

Se colocan los frascos en un lugar más o menos obscuro y de temperaturas lo más constante posible.

Agite los frascos al cuarto día, siempre y cuando observe un crecimiento vigoroso del micelio y luego nuevamente al octavo día.

Entre los 10 y 15 días el sustrato de los frascos deberá estar cubierto con el micelio del hongo a manera de una pelusilla blanca.

También se pueden colocar las esporas del hongo directamente sobre agua de un recipiente.

Podemos observar las esporas como un polvo blanquecino a grisáceo que se acumula en la superficie del agua que se enturbia al agitarse.

El grado de enturbiamiento del agua nos indica la cantidad de esporas en disolución. A mayor enturbiamiento mayor cantidad de esporas. Si el agua no se enturbia significa que o cayeron muy pocas esporas o el hongo ya no contenía esporas por ser demasiado viejo. En ambos casos debe descartarse el agua pues no será útil para nuestros propósitos.

Podemos dejar las esporas en el agua una hora con la finalidad de que se humedezcan y así propiciar la germinación para que produzcan el micelio.

ELABORACIÓN DEL MICELIO ACTIVADO A PARTIR DE ESPORADA DIRECTAMENTE

  • Tomar uno o dos fragmentos de papel de la esporada y se introducen directamente en el interior del frasco con sustrato procurando que no se contamine y permanezca sin contaminación, procurando que los fragmentos no queden adheridos entre sí ni a las paredes del frasco.
  • Se etiquetan los frascos anotando la fecha de inoculación de las esporas, tipo de sustrato y nombre del hongo.
  • Colocar los frascos inoculados en un lugar más o menos obscuro y de temperatura lo más constante posible.
  • Una vez se observe un crecimiento vigoroso del micelio, unos cuatro días, agitar los frascos para fomentar el crecimiento generalizado.
  • En unos 15 días el sustrato estará cubierto por el micelio.
  • Se tienen que almacenar los frascos ya colonizados por el micelio en el refrigerador por unos cuantos días para su posterior uso.
  • Estos frascos pueden ser utilizados como micelio base o "micelio madre" para hacer más micelio.

ELABORACIÓN DE MICELIO ACTIVADO A PARTIR DE "MICELIO MADRE"

Materiales:

  • Un frasco de "micelio madre"
  • Frascos de sustratos esterilizados no inoculado
  • Puntilla de siembra o Bisturí de disección
  • Etiquetas adhesivas.

Procedimiento:

  • Agitar el frasco de "micelio madre" para que se fragmenten los amontonamientos de semillas y micelio
  • Esterilizar el asa de siembra.
  • Tomar varios fragmentos de micelio madre e introducirlos en un frasco con sustrato con cuidado de no contaminar.
  • Agitar el o los frascos inoculados así para que los fragmentos de micelio se distribuyan en diferentes puntos de contacto.
  • Etiquetar los frascos anotando la fecha de inoculación de las esporas, tipo de sustrato y nombre del hongo.
  • Colocar los frascos en un lugar más o menos obscuro y con una temperatura lo más estable posible.
  • Agitar los frascos al observar un crecimiento vigoroso del micelio a los cuatro días y después a los ocho días.
  • A los 15 días el micelio habrá cubierto la totalidad del sustrato.
  • Los frascos completamente colonizados se pueden almacenar en refrigeración por unos días antes de su uso para siembra.
  • Si el crecimiento del micelio es vigoroso los frascos colonizados pueden todavía usarse como "micelio madre" para obtener más micelio activado.